Láser para manchas

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Maecenas et pellentesque mauris. Ut cursus ultricies est, nec condimentum sapien mollis sed. In rutrum fringilla quam, feugiat rhoncus risus accumsan sit amet.

¿Qué es el láser para manchas?

¿Qué es el láser para manchas y para qué nos sirve el IPL–M22?

El láser es una luz que dependiendo de su frecuencia, capta distintos tipos de pigmentos de la piel. El M22 es una luz que va por pulsos, con un rango que permite eliminar las manchas del envejecimiento y unifica el tono de la piel. Contiene una pieza de IPL (Luz Pulsada Intensa), la cual está indicada para procedimientos estéticos médicos y cosméticos como:

  • Lesiones epidérmicas y cutáneas pigmentadas benignas como discromía, hiperpigmentación, melasma, cicatrices y estrías.
  • Lesiones cutáneas benignas como angiomas simples, hemangiomas, telangiectasias faciales y corporales, rosácea, eritema de rosácea, angiomas y arañas, poiquilodermia de Civatte.
  • Minimiza las lesiones térmicas, como necrosis térmica en la piel y en las estructuras de la piel ajenas al tratamiento durante y/o asociada al tratamiento con luz, reduciendo así las posibles complicaciones como la formación de costras, cicatrices, hiper y/o hipo-pigmentación.

En términos comunes, esta plataforma nos ayuda al rejuvenecimiento global del rostro y a la homogenización de color de la piel, ayudándonos a disminuir algunas manchas.

¿Cuántas sesiones me debo hacer?

Dependiendo de las lesiones a tratar, pero generalmente, con dos sesiones se obtiene un resultado óptimo.

¿Qué contraindicaciones tiene?
  • Cáncer en la piel o antecedentes de él.
  • Cualquier Infección activa.
  • Lupus eritematoso, porfiria.
  • Hipersensibilidad a la luz.
  • Uso de medicamentos que produzcan foto sensibilidad.
  • Enfermedades inmunosupresoras como SIDA, infección por VIH o uso de medicamentos inmunosupresores.
  • Alteraciones hormonales o endocrinas como Síndrome de Ovario poliquístico, diabetes, excepto si están bajo control.
  • Coagulopatías hemorrágicas o uso de anticoagulantes.
  • Cicatrices queloides.
  • Exposición al sol tipo bronceado en las últimas 3 semanas previas al tratamiento.
  • Piel tipo VI.
  • Embarazo y lactancia.