CIRUGÍA DE NARIZ

La cirugía de Nariz es una de las más comunes que practicamos –la conocemos bien- y al tiempo una de las más seguras y predecibles en cuando a sus resultados. Un tipo recurrente de cirugía de nariz se conoce como Rinoplastia.

¿Qué es la cirugía de nariz?

La cirugía de nariz es una de las más comunes que practicamos –la conocemos bien- y al tiempo una de las más seguras y predecibles en cuando a sus resultados. Un tipo recurrente de cirugía de nariz se conoce como Rinoplastia.

La Rinoplastia es una intervención quirúrgica en la que se resuelven principalmente los problemas estéticos de la nariz tales como: la giba ósea, el hueso que sobresale del dorso de la nariz a semejanza de una joroba; las desviaciones hacia la derecha o izquierda de la totalidad de la nariz; las malformaciones congénitas como las secuelas del labio y paladar hendido, y otros factores genéticos o adquiridos en la vida por traumatismos y/o enfermedades.

Cuando se busca una solución a la nariz obstruida por tensión excesiva o desviación del septum o tabique nasal exclusivamente, nos estamos refiriendo a la septoplastia.

Tipos de rinoplastia

No hay un solo tipo de intervención de la nariz, y las cirugías suelen ser tan individuales como quienes se las practican. Pero en general podemos señalar que existen los siguientes tipos de Rinoplatia:

Rinoplastia cerrada: Suele ser la técnica más utilizada por los cirujanos y ofrece una gran ventaja: no existe cicatriz visible. Se accede a los cartílagos, tabique o la zona sobre la que se deba hacer algún tipo de acción mediante las fosas nasales, de esta forma la intervención se salda sin incisiones exteriores, y resulta mucho más cómodo a largo plazo para el paciente, el hecho de no verse con ninguna marca de la intervención.

Rinoplastia abierta: Es una intervención más laboriosa que la cerrada, y se basa en que el cirujano realiza una incisión en la zona media de la nariz, con el fin de dejar los huesos y cartílagos, más accesibles. Por regla general se recomienda para casos de pacientes más complicados, o segundas operaciones.

Consideraciones anatómicas

La nariz no sólo consiste en la parte visible y central de la cara. La anatomía nasal es bastante compleja. El paciente sólo la ubica como la pirámide del centro del rostro, la parte visible que nos sonamos durante las gripas. Pero la verdad es que lejos de ser sólo esto, el aparato olfatorio es una cavidad tan profunda y amplia como la boca con interconexiones con muchos otros sistemas.

Sin embargo para fines prácticos, el aspecto externo de la nariz se puede considerar como una estructura tridimensional de forma piramidal, constituida esencialmente por un esqueleto óseo y otro cartilaginoso. El esqueleto óseo o bóveda ósea está formados fundamentalmente por los huesos propios de la nariz en la parte superior, los cuales se encuentran articulados al hueso frontal superior e inferiormente al maxilar superior.

El esqueleto cartilaginoso está formado por los cartílagos laterales nasales, dos inferiores (también conocidos como cartílagos alares) y dos superiores. Otra estructura fundamental en el mantenimiento de la forma y función  nasal es el tabique nasal, el cual está formado por una parte ósea posterior y superior (formada por los huesos vómer y etmoides) y otra parte cartilaginosa anterior e inferior.

Consideraciones estéticas

Si bien no podemos decir que exista una nariz perfecta, los conceptos de armonía facial nos ayudan fácilmente a identificar cuáles deben ser las características y dimensiones de una nariz estética y armónicamente aceptables para un rostro en particular. Para el análisis de la nariz consideramos fundamentalmente sus tres vistas o proyecciones básicas: de frente, de perfil, y base nasal.

Hemos señalado que no existe una fisionomía ideal del rostro; cada cara es única y lo que nos hace quienes somos son justamente estas diferencias. No hay una belleza, hay bellezas particulares.
Sin embargo, podemos hacernos una idea de lo que han dicho algunos expertos sobre la proporciones del rostro (en concreto de la nariz) y sus diversos ángulos. Algunas de estas medidas son tomadas de los artistas del Renacimiento, y es probable que el mismo Leonardo daVinci hubiera usado estos parámetros en su arte:

Vista de Perfil
Esta vista permite esencialmente valorar tres aspectos: el tamaño de la nariz, la forma del dorso y la rotación y proyección de la punta nasal. El tamaño ideal de la nariz para algunos anatomistas debe ser igual al tamaño de la longitud de la oreja; otra medida útil es dividir la cara es sus tres tercios (aproximadamente iguales): un tercio superior que va desde la línea de inserción del cabello hasta el punto más prominente de la unión naso-frontal (glabela), un tercio medio desde la glabela hasta el punto subnasal (donde nace o emerge la columna o columela nasal) y un tercio inferior desde el punto subnasal hasta el punto más inferior del mentón (llamado mentión). La forma del dorso nasal puede evaluarse trazando una línea desde la raíz nasal o radix (punto más deprimido de la unión naso-frontal) hasta la punta nasal. Esta medición puede identificar anormalidades del dorso como gibas o jorobas o dorsos muy bajos. La rotación nasal hace referencia a la posición de la punta nasal con respecto al dorso nasal y puede evaluarse esencialmente con el ángulo naso-labial el cual en hombres debe ser entre 90º a 95º y en las mujeres entre 100º a 110º. La proyección nasal se refiere a qué tanto sobresale o se proyecta la nariz de la cara. La medida ideal de la proyección nasal a nivel de la punta corresponde a 0.67 veces la longitud nasal.

Vista Basal
La vista basal permite evaluar la forma de la punta nasal, la simetría de las narinas u orificios nasales. Idealmente, la proyección de las líneas de la base nasal debe formar un triángulo equilátero, en donde 1/3 de la longitud de la base nasal corresponde al lóbulo nasal de la punta y los 2/3 restantes a la longitud de la columela.

Vista de frente
Inicialmente, se debe considerar el rostro como un todo que posee dos mitades aproximadamente iguales; la línea que divide el rostro en dos mitades debe pasar por la mitad de la raíz nasal, seguir todo el dorso nasal y dividir la punta nasal justo en dos partes iguales; esta primera consideración es útil a la hora de valorar desviaciones de la pirámide nasal. Igualmente con esta vista puede determinarse el ancho nasal ideal, el cual debe ser exactamente igual a la distancia que hay entre los ángulos oculares o puntos lacrimales más internos (distancia interocular). Esta última medida debe coincidir a su vez con el tamaño de los ojos.

Preoperatorio y Recuperación

Nos reuniremos durante una o dos consultas en donde me podrás expresar tus deseos y expectativas con respecto a la apariencia que esperas para tu nariz. Teniendo en cuenta tu caso particular (sobre todo la patología naso-sinusal), la exploración física y la tomografía de nariz y senos paranasales, la idea es que lleguemos a un acuerdo sobre lo que es factible, dentro de los parámetros de la máxima seguridad.

Abordo cada caso particular como un proyecto y una experiencia única. Siempre hago con cada paciente un análisis fotográfico y con base en lo que veo en él, propongo un plan quirúrgico, sin generar falsas expectativas. De igual forma, hacemos una evaluación junto con el anestesiólogo para  extremar las condiciones de seguridad.

Es indispensable la valoración cuidadosa del paciente no sólo desde el punto de vista estético sino de procedimiento, ya que lo ideal es que en un mismo tiempo quirúrgico se resuelvan tanto el aspecto estético como el funcional. Esto evitará futuras intervenciones.

No es fuera de lo común que recurramos a la experiencia del otorrinolaringólogo o a la de algún otro especialista. Esto con la idea de hacer tu recorrido por la experiencia lo más completo y acertado posible. También es en esta fase, donde se acuerdan los honorarios médicos y los demás gastos generados por la cirugía (derechos de sala de cirugía, honorarios del anestesiólogo, etcétera).

El día de la cirugía, deberás presentarte con un ayuno de al menos ocho horas, en ropa cómoda sin joyas ni maquillaje y deberás evitar el consumo de medicamentos o sustancias que puedan alterar la cicatrización o generar un sangrado mayor de lo habitual (analgésicos, aspirina, Ging Seng, Ginkgo Biloba, vitamina e, entre otros).

Preguntas Frecuentes

¿Cuánto tiempo dura la recuperación?

En el post-operatorio tendrás durante una semana un yeso en la nariz y durante otra cintas. Generalmente no dejamos tapones. No es una cirugía dolorosa.

¿La cirugía genera incapacidad?

Se trata de un post-operatorio muy benévolo. Notarás cambios sobre todo desde el primer retiro de vendajes. Sin embargo, la desinflamación de la nariz podrá prolongarse hasta por un año. Lo más común, sin embargo, es que desde el primer mes se vea el resultado de cómo quedará tu nariz.

¿Qué cuidados se deben tener?

  • Guardar reposo durante una semana.
  • Primer mes no podrás hacer ejercicio ni agacharte.
  • No podrás durante este tiempo nadar ni sumergirte en fuentes de agua.
  • Debes cuidarte del sol ya que si hay morados, estos podrán mancharse debido a esta exposición.
  • Tomar los medicamentos prescritos.
  • Asistir a todos los controles médicos.
Galería
¡No se ha encontrado la galería!